Como nació Bangladesh

En los 50 años transcurridos desde su independencia de Pakistán, Bangladesh ha superado la religión y la teoría de las dos naciones.

El teniente general Jagjit Singh Aurora, Comando Oriental de GOC-en-C, habla con jawans y oficiales en Comilla en Bangladesh durante la guerra el 8 de diciembre de 1971 (Fuente: PIB)

En abril de 1946, Maulana Abul Kalam Azad le dijo al periodista Shorish Kashmiri en una entrevista que sólo puedo detectar graves peligros en la demanda de Jinnah por Pakistán. Tenga en cuenta también algo más. Bengala ha eludido hasta ahora el escrutinio de Jinnah. Y todavía tiene que saber que Bengala simplemente no se rinde ante el dominio y la autoridad externos. El bengalí protestará, tarde o temprano. Creo que Pakistán Oriental nunca podrá soportar la supremacía de Pakistán Occidental; los dos nunca podrán coexistir. Sus creencias son dispares; ¿Qué más puede unir a los dos? La única realidad de ser musulmanes difícilmente puede ser un factor de cohesión.

Pakistán Occidental privó y coaccionó a Pakistán Oriental en más de una zona. El yute - y otros cultivos - cultivados en Pakistán Oriental tenían sus precios determinados en Pakistán Occidental; apenas la mitad de las ganancias regresaron al este de Pakistán. Las manzanas, uvas o prendas de lana producidas en Pakistán Occidental se vendieron a 10 veces el precio en Pakistán Oriental. La discriminación era tal que la más mínima disidencia lo tildaba de enemigo de Pakistán o del Islam. La persecución, las detenciones, los encarcelamientos estaban a la orden del día.

La Resolución de Pakistán se aprobó en Lahore, marzo de 1940. En 1966, los líderes de la oposición de Pakistán se reunieron, donde el programa de seis puntos fue encabezado por el jeque Mujibur Rahman. Tenía las semillas de la construcción de un Pakistán fuerte y, por supuesto, un Bangladesh libre. Los espías y la inteligencia militar de Pakistán no perdieron tiempo en medir el mensaje de secesión y autodeterminación en el programa de seis puntos. El líder comunista Moni Singh dijo después de la liberación: Bangabandhu tenía el plan de liberación en su mente en 1951.



La Liga Awami y Bangabandhu lanzaron mítines en todo el país a favor del programa de seis puntos desde marzo de 1966. El movimiento se extendió. Mujibur, junto con muchos otros, fue arrestado. La prisión, sin embargo, no pudo retenerlos por mucho tiempo y tuvieron que ser liberados. El régimen de Ayub Khan acusó a los manifestantes del caso de conspiración de Agartala. El pueblo de Pakistán Oriental se levantó como uno solo y pidió la liberación de Mujibur Rahman. Se impuso la sección 144. Los lemas se elevaron por el aire: Jai Bangla (Hail Bangla), Tomar Amaar Thikana, Padma, Meghna, Jamuna (Nuestra casa está aquí, ¿sabes? / Dónde fluye Padma-Meghna-Jamuna); Dhaka Na Pindi, Dhaka, Dhaka (¡Danos Dhaka, no Pindi / Danos Dhaka todos los días!). Ningún cartel o lema mencionaba ya a Pakistán Oriental o Bengala Oriental; fue Bangladesh hasta el final. Este autor también escribió un par de consignas similares.

El 7 de marzo, Bangabandhu se dirigió a la nación. Lo dejó claro: esta vez la lucha es por nuestra libertad.

A la medianoche del 25 de marzo, Pakistán desató el genocidio en Bangladesh. Los refugiados llegaron a la India. India apoyó a Bangladesh en su lucha por la libertad y hay que saludar la contribución de Indira Gandhi, así como del ejército indio, para lograr la liberación de Bangladesh.

Como el genocidio comenzó en la noche del 25 al 26 de marzo se conmemora como el día de la liberación. La supremacía paquistaní duró dos décadas y media: la religión y la teoría de las dos naciones cayeron en el camino.

Apenas ocho meses después de la existencia de Pakistán, Jinnah llegó a Dhaka y se dirigió a dos manifestaciones. Declaró que el urdu era el idioma estatal de Pakistán occidental y oriental. Olvidó que la gente del este de Pakistán no hablaba urdu, hablaban bengalí. Las semillas del Movimiento en idioma bengalí, así como la Guerra de Liberación de Bangladesh, se remontan a la proclamación de Jinnah.

Conocí a un novelista paquistaní en Londres que dijo, en broma, que tanto Pakistán como Bangladesh deben sus nacimientos a Jinnah. Una religión común no puede unir países y naciones. A pesar de su sabiduría y astucia como político, estaba ciego a este tema.

La Constitución de Bangladesh tenía cuatro principios fundamentales: democracia, socialismo, laicismo y nacionalismo bengalí. Sin embargo, los cuatro han desaparecido tras el asesinato de Bangabandhu. La democracia permanece, solo de nombre. Sin embargo, se llevan a cabo elecciones.

En lugar del nacionalismo bengalí, Ziaur Rahman, un oficial del ejército convertido en presidente, creó el nacionalismo bangladesí, incorporando el nacionalismo musulmán al bangladesí, eliminando todo lo bengalí. Rahman cortejó al prohibido Jamaat-e-Islami y le ofreció la ciudadanía a Amir Ghulam Azam de Jamaat-e-Islami, con el pretexto de que él también era originario de Bangladesh y había solicitado asilo en Pakistán solo después de que Pakistán Oriental se mudó. Otro dictador, Hussain Muhammad Ershad, agregó Bismillah a la Constitución ya redactada nuevamente. El Islam se convirtió en la religión del estado. Los partidos políticos no protestaron.

Esa tradición continúa. Sheikh Hasina, hija de Bangabandhu Mujibur Rahman, ha sido Primera Ministra de Bangladesh durante una década. Ella ha conservado el Bismillah y el Islam como religión del estado. Antes de asumir el cargo, se había comprometido a restaurar los cuatro principios fundamentales de la Constitución, pero se abstuvo de hacerlo. De hecho, se apoya más en el Islam, los países islámicos y los partidos islámicos.

La historia de la liberación de Bangladesh es medio siglo de aspectos dispares y accidentados. Fue testigo del asesinato de Bangabandhu, los reinados de dos dictadores militares, la formación de la SAARC por iniciativa de Ziaur Rahman, un golpe militar y el asesinato de Ziaur Rahman, tres regímenes provisionales, gobiernos encabezados por dos primeras ministras, el surgimiento de casi un centenar de partidos políticos, todos en su mayoría islámicos. La Liga Awami y el BNP y sus respectivos líderes, Sheikh Hasina y Begum Zia, están agobiados por las crecientes demandas de los partidos islámicos. Si bien estos partidos prosperan, los progresistas apenas se escuchan y se ven.

Bangladesh ya no es una canasta sin fondo, como describe Henry Kissinger. El ingreso per cápita del país es de 2.064 dólares. La educación primaria se sitúa actualmente en casi el 98%. En los 50 años, Bangladesh ha superado la religión y la teoría de las dos naciones. El país se enorgullece de su libertad, de su lugar entre las naciones del mundo.

Jai Bangla! Jai Bangladesh!

Este artículo apareció por primera vez en la edición impresa el 26 de marzo de 2021 con el título 'La liberación de Bangladesh'. El escritor es un poeta conocido. Traducido del bengalí por Swati Ghosh.