El hambre es una verguenza

'No recuerdo que el primer ministro hiciera de la seguridad alimentaria una misión, ni el gobierno propuso una alternativa a la NFSA'.

hambre, muerte por inanición, investigación sobre políticas alimentarias, nfsa, desnutrición, unicef, seguridad alimentaria, ley nacional de seguridad alimentaria 2013, niños subdesarrollados, retraso en el crecimiento, p chidambaram, expreso indioEl gasto presupuestario bajo la NFSA para 2016-17 fue de Rs 130,335 crore, pero el gasto real fue de solo Rs 105,672. Esta fue una negligencia cruel y no ha habido explicación.

Es triste que requiriera la publicación de un informe del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) para llamar la atención sobre un problema que ha estado presente en la India durante siglos y es endémico en todos los países en desarrollo: el hambre. Es un hecho innegable que una proporción significativa de la población india pasa hambre muchos días del año. ¿Por qué debería el gobierno negar este hecho deprimente, a menos que haya desarrollado el hábito de negar cualquier cosa que sea una verdad inconveniente?

No hay ningún misterio en las cifras publicadas por el IFPRI (ver tabla):

índice de hambre



Cada año, se agregan algunos países y se eliminan algunos países, presumiblemente debido a la disponibilidad o no disponibilidad de datos. Como muestra la tabla, este no es un factor material: durante 11 años, el número total de países considerados ha variado entre 117 y 122, lo que es, estadísticamente, insignificante. ¿Qué conclusiones podemos sacar?

- La clasificación relativa de la India entre los países se deterioró entre 2008 y 2011, pero la puntuación fue más o menos la misma;

- La clasificación y la puntuación relativas de la India mejoraron significativamente entre 2011 y 2014; y

- ha habido una disminución significativa en la puntuación desde 2014.

El bueno y el malo

La pregunta que tenemos que hacernos es, ¿por qué India no pudo mantener la tendencia de mejora que se registró hasta 2014?

Todo gobierno desde 1947 debe ser responsable de lo bueno y lo malo, y también lo es el gobierno actual. El Índice Global del Hambre se calcula sobre la base de la proporción de la población que está desnutrida; prevalencia de emaciación y retraso del crecimiento entre los niños menores de cinco años; y la tasa de mortalidad de menores de cinco años. Ha habido avances. Sin sobrecargar esta columna con números, el estudio del período entre 2006 y 2016 revela que, como proporción, el retraso del crecimiento en los niños ha disminuido; la anemia entre las mujeres en edad reproductiva ha disminuido; ha disminuido el bajo peso al nacer; ha mejorado la lactancia materna exclusiva; pero la emaciación entre los niños ha empeorado. Ninguno de los estados de la India alcanzó niveles aceptables de emaciación o insuficiencia ponderal en 2016, según las tasas de corte de la OMS para la importancia para la salud pública.

La razón tanto de la mejora como del deterioro es la comida: su disponibilidad, asequibilidad y accesibilidad. La gente debe tener una alimentación adecuada, todo lo demás es secundario. India produce suficiente comida para su gente, pero no todas las personas obtienen suficiente comida para comer. Esa es la paradoja. Si bien se realizaron muchas intervenciones, algunas lograron un éxito moderado, la intervención más decisiva fue la aprobación de la Ley Nacional de Seguridad Alimentaria de 2013 (NFSA).

La promesa de la NFSA

La NFSA declaró 'derechos' a los cereales alimentarios todos los meses a precios subvencionados. Cada persona en un 'hogar prioritario' tendrá derecho a 5 kg de granos alimenticios, cada hogar 'Antyodaya' a 35 kg, cada mujer embarazada o madre lactante a una comida diaria gratuita durante el embarazo y durante los seis meses posteriores al parto más 6.000 rupias. cada niño menor de seis años a una comida diaria gratuita, cada niño de entre 6 y 14 años a una comida gratuita al mediodía y, en el caso de falta de suministro de cereales o comidas, a una asignación de seguridad alimentaria. Se pretendía cubrir, de ser necesario, hasta el 75% de la población rural y hasta el 50% de la población urbana. Una Comisión Estatal supervisaría la implementación de la Ley en cada estado.

La NFSA fue una intervención audaz, ambiciosa y obviamente costosa. Se expresaron reservas; sin embargo, la única alternativa era una Renta Básica Universal (RBU) que puede haber resultado más cara.

Negligencia grave

Cuando el gobierno cambió en 2014, la NDA se vio obligada a implementar la ley. No lo hizo. No recuerdo que el Primer Ministro hiciera de la seguridad alimentaria una misión (como hizo con Swachh Bharat), ni el gobierno propuso una alternativa. La NFSA fue gravemente descuidada. En julio de 2017, la Corte Suprema determinó que en muchos estados los órganos encargados de la implementación no se habían creado y describió la situación como patética. Según los documentos presupuestarios, el gobierno gastó Rs 134,919 crore en 2015-16 bajo la NFSA. Para 2016-17, fue de Rs 130,335 crore (estimación presupuestaria) y Rs 130,673 crore (estimación de ingresos), pero el gasto real fue de solo Rs 105,672, como se informó en mayo de 2017. Esto fue una negligencia cruel y no ha habido explicación.

El Informe sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición (UNICEF, 2017) afirma que 190 millones de personas en la India están desnutridas. Cuando el IFPRI nos pone un espejo en la cara, no basta con negar las verrugas. El hambre en la India es una verruga desagradable. El gobierno de turno tiene la obligación, más alta que la promesa de un tren bala o la estatua 'más alta' o cualquier otro jumla, de proponer una solución integral para eliminar el hambre y ponerla en práctica.