Estado de derecho vs Estado de derecho

CJI N V Ramana: Lo primero es por lo que luchamos, lo segundo es un instrumento del dominio colonial. Ante una pandemia, es importante reflexionar sobre cómo la tensión entre los dos define la calidad de la justicia.

Siempre se ha reconocido que el mero derecho a cambiar de gobernante, una vez cada pocos años, no tiene por qué ser por sí solo una garantía contra la tiranía (Ilustración de C R Sasikumar).

Cuando se habla de Estado de derecho, primero es necesario comprender qué es la ley. La ley, en su sentido más general, es una herramienta de control social que cuenta con el respaldo del soberano. Sin embargo, ¿esta definición es completa en sí misma? Yo pensaría que no. Esta definición de la ley la convierte en un arma de doble filo. Puede usarse no solo para hacer justicia, sino también para justificar la opresión.

Por lo tanto, académicos de renombre han argumentado que una ley no puede realmente clasificarse como ley a menos que asimile en sí misma los ideales de justicia y equidad. Una ley injusta puede no tener la misma legitimidad moral que una ley justa, pero aún puede exigir la obediencia de algunos sectores de la sociedad en detrimento de otros.

Lo que está claro es que ambos pensamientos resaltan ciertas facetas de lo que se entiende por el término ley. Creo que cualquier ley respaldada por un soberano debe estar atemperada por ciertos ideales o principios de justicia. Solo un estado que se rige por tal ley, puede decirse que tiene el Estado de derecho.

El poder colonial británico ... usó la ley como herramienta de represión política, imponiéndola de manera desigual en los partidos, con un conjunto de reglas diferente para los británicos y para los indios. Era una empresa famosa por el Estado de derecho, más que el Estado de derecho, ya que tenía como objetivo controlar a los súbditos indios ... Nuestra lucha por la independencia marcó así nuestro camino hacia el establecimiento de un estado definido por el Estado de derecho ... Se necesitaba un marco para asegurar esto. El marco que forma el vínculo vinculante entre el derecho y la justicia en este país. Eso es lo que nos dimos el pueblo en forma de Constitución. . .

… Más de 70 años después, el mundo entero se enfrenta a una crisis sin precedentes en forma de Covid-19. En esta coyuntura, necesariamente tenemos que hacer una pausa y preguntarnos hasta qué punto hemos utilizado el Estado de derecho para garantizar la protección y el bienestar de toda nuestra gente. No pretendo proporcionar una evaluación del mismo. Tanto mi oficina como mi temperamento me impiden hacerlo. Pero comencé a sentir que esta pandemia podría ser un simple abrir el telón de crisis mucho mayores en las próximas décadas. Seguramente, al menos debemos comenzar el proceso de analizar qué hicimos bien y dónde salimos mal.

Desde la perspectiva del positivismo jurídico, han surgido muchas concepciones del Estado de derecho… Sería relevante enfatizar cuatro principios.

El primer principio es que las leyes deben ser claras y accesibles,… (que) la gente al menos debe saber cuáles son las leyes. Por tanto, no puede haber leyes secretas, como las leyes para la sociedad. Otra implicación de este principio es que deben redactarse en un lenguaje sencillo e inequívoco.

El segundo principio se relaciona con la idea de igualdad ante la ley ... Un aspecto importante de la igualdad ante la ley es tener igual acceso a la justicia. Esta garantía de igualdad de justicia carecerá de sentido si los sectores vulnerables no pueden disfrutar de sus derechos debido a su pobreza, analfabetismo o cualquier otro tipo de debilidad.

Otro aspecto es el tema de la igualdad de género. El empoderamiento legal de las mujeres no solo les permite defender sus derechos y necesidades en la sociedad, sino que también aumenta su visibilidad en el proceso de reforma legal y permite su participación en él. El sesgo y el prejuicio conducen necesariamente a la injusticia, especialmente cuando se refiere a las minorías. En consecuencia, la aplicación de los principios del Estado de Derecho respecto de los sectores vulnerables tiene que ser necesariamente más inclusiva de las condiciones sociales que obstaculizan su avance.

Esto me lleva al tercer principio, el derecho a participar en la creación y perfeccionamiento de las leyes. La esencia misma de una democracia es que su ciudadanía tiene un papel que desempeñar, directa o indirectamente, en las leyes que la gobiernan. En India, se hace a través de elecciones donde la gente puede ejercer su derecho universal de adultos para elegir a las personas que forman parte del Parlamento que promulga leyes ...

En las 17 elecciones generales nacionales celebradas hasta ahora, el pueblo ha cambiado de partido gobernante o combinación de partidos en ocho ocasiones. A pesar de las desigualdades a gran escala, el analfabetismo, el atraso, la pobreza y la supuesta ignorancia, el pueblo de la India independiente ha demostrado ser inteligente y estar a la altura de la tarea. Las masas han cumplido con sus deberes razonablemente bien. Ahora, es el turno de aquellos que manejan los órganos clave del estado para reflexionar si están cumpliendo con el mandato constitucional.

Siempre se ha reconocido que el mero derecho a cambiar de gobernante, una vez cada pocos años, no tiene por qué ser una garantía contra la tiranía. La idea de que las personas son el soberano supremo también se encuentra en las nociones de dignidad y autonomía humanas. Un discurso público que sea tanto razonado como razonable debe verse como un aspecto inherente a la dignidad humana y, por lo tanto, esencial para una democracia que funcione correctamente. Como observó Julius Stone en su libro, La provincia de la ley, las elecciones, los discursos políticos cotidianos, las críticas y las manifestaciones de protesta son parte integral del proceso democrático.

La idea del poder judicial, como guardián de la Constitución, me lleva al cuarto y último principio: la presencia de un poder judicial fuerte e independiente.

El poder judicial es el órgano principal encargado de garantizar que las leyes que se promulguen estén en consonancia con la Constitución. Esta es una de las principales funciones del poder judicial, la de revisión judicial de las leyes. La Corte Suprema ha sostenido que esta función es parte de la estructura básica de la Constitución, lo que significa que el Parlamento no puede restringir la misma.

Pero la importancia del poder judicial no debería cegarnos al hecho de que la responsabilidad de salvaguardar el constitucionalismo no recae solo en los tribunales. Los tres órganos del estado, es decir, el ejecutivo, el legislativo y el judicial, son depositarios iguales de la confianza constitucional. El papel del poder judicial y el alcance de la acción judicial es limitado, ya que solo se refiere a los hechos que se le presentan.

Esta limitación exige que otros órganos asuman la responsabilidad de defender los valores constitucionales y garantizar la justicia en primer lugar, con el poder judicial actuando como un importante control.

Para que el poder judicial aplique controles sobre el poder y la acción gubernamentales, debe tener total libertad. El poder judicial no puede ser controlado, directa o indirectamente, por el legislativo o el ejecutivo, de lo contrario el Estado de derecho se volvería ilusorio. Al mismo tiempo, los jueces tampoco deben dejarse llevar por el tono emocional de la opinión pública, que se amplifica a través de las plataformas de redes sociales. Los jueces deben ser conscientes del hecho de que el ruido así amplificado no refleja necesariamente lo que es correcto y en lo que cree la mayoría.

Las nuevas herramientas de los medios que tienen una enorme capacidad de amplificación son incapaces de distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo y lo real y lo falso. Por lo tanto, los juicios de los medios de comunicación no pueden ser un factor rector en la decisión de casos. Por lo tanto, es extremadamente vital funcionar de forma independiente y soportar todas las ayudas y presiones externas. Si bien hay mucha discusión sobre la presión del ejecutivo, también es imperativo iniciar un discurso sobre cómo las tendencias de las redes sociales pueden afectar a las instituciones.

Sin embargo, lo anterior no debe entenderse en el sentido de que los jueces y el poder judicial deben desvincularse por completo de lo que está sucediendo. Los jueces no pueden quedarse en castillos de marfil y decidir cuestiones relacionadas con cuestiones sociales.

El juramento que hicimos, de desempeñar nuestros deberes sin temor ni favoritismos, afectos o mala voluntad, se aplica por igual a las entidades gubernamentales y no gubernamentales. La responsabilidad última de un juez es, después de todo, respetar la Constitución y las leyes….

Me tomo la libertad de citar en telugu a Maha Kavi Gurajada Appa Rao, un gran poeta y reformista de los siglos XIX y XX. Dijo: Desamamte matti kadoi, Desamamte manushul oi. Gurajada dio una definición universal al concepto de nación. Dijo que una nación no es simplemente un territorio. Una nación es esencialmente su gente. Solo cuando su gente progresa, la Nación progresa.

El escritor es el presidente del Tribunal Supremo de la India. Estos son extractos editados de la 17a Conferencia Conmemorativa del Juez P D Desai que pronunció el 30 de junio.