Conexión de terror

Pakistán juega un papel en la historia del fundador de ISIS, Abu Musaab al Zarqawi.

ISIS fue formado por primera vez por Abu Musaab al Zarqawi en 2003. A la edad de 23 años, Zarqawi fue a Pakistán, solo para descubrir que la Unión Soviética ya se había retirado de Afganistán.ISIS fue formado por primera vez por Abu Musaab al Zarqawi en 2003. A la edad de 23 años, Zarqawi fue a Pakistán, solo para descubrir que la Unión Soviética ya se había retirado de Afganistán.

El Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS) se ha convertido en Estado Islámico después de capturar partes de Siria e Irak. El término histórico islámico Sham es el nombre dado por al-Qaeda a Siria, que a los sirios no les gusta porque significa mano izquierda y vergüenza, y en su lugar usan el término pagano, Suriya, basado en la pronunciación correcta de la letra griega y En Siria.

El Estado Islámico es una organización terrorista sunita, vinculada a al-Qaeda en el pasado pero ahora por sí sola. Primero formado por Abu Musaab al Zarqawi en 2003, está dirigido hoy por Abu Bakr al Baghdadi, también conocido como Califa Ibrahim. Se supone que Baghdadi fue a Afganistán a finales de la década de 1990 con Zarqawi, un combatiente callejero jordano que murió en Bagdad en junio de 2006 como terrorista internacional con 25 millones de dólares en la cabeza.

Zarqawi se lanzó a la yihad en Afganistán en la década de 1980. Allí estableció un campo de entrenamiento para preparar guerrillas contra Jordania. Fue encarcelado durante siete años en Ammán a su regreso, pero pronto regresó a Afganistán entrenando yihadistas en Herat, y también estuvo en Tora Bora con Osama bin Laden en 2001. Resultó herido en Kandahar durante la invasión estadounidense y fue evacuado a través de Irán por El señor de la guerra afgano Gulbuddin Hekmatyar, que tenía buenos contactos en Teherán. Se mudó a Irak después de eso, a tiempo para ver a los estadounidenses invadir el país, y se unió a la milicia yihadista dirigida por los kurdos, Ansar al-Islam, allí. Ansar al-Islam, recientemente revivido, fue fundado como grupo terrorista por un tal Mullah Krekar, quien fue a la Universidad Islámica Internacional (IIU) de Islamabad como conferenciante en la década de 1980 y luego se unió a la yihad en Peshawar.



A la edad de 23 años, Zarqawi fue a Pakistán, solo para descubrir que la Unión Soviética ya se había retirado de Afganistán. Comenzó a frecuentar los círculos íntimos de al-Qaeda, que acababa de ser fundada. Vivió en Hayatabad, Peshawar, y conoció a líderes yihadistas como el intelectual palestino Abdullah Yusuf Azzam, el señor de la guerra pastún Hekmatyar y el líder clerical tayiko Burhanuddin Rabbani. También conoció por primera vez a otra personalidad que había llegado allí desde Jordania, Abu Muhammad al-Maqdisi.

Maqdisi era violento, atacaba el modernismo occidental, particularmente su democracia liberal. Dieciocho de sus artículos fueron encontrados en los efectos personales de Mohamed Atta, el líder de la Célula de Hamburgo, quien atacó el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001. Era cercano a Azzam, quien enseñaba en el IIU. Los dos fueron vistos comiendo en restaurantes en Islamabad. El segundo amigo cercano de Maqdisi en Pakistán fue Khalid Sheikh Muhammad, el hombre que planeó los ataques del 11 de septiembre.

Zarqawi permaneció en Peshawar y Afganistán hasta 1993. Mientras trabajaba en una revista dirigida por el hermano de Khalid Sheikh Muhammad en Peshawar, que anunció por primera vez la fundación de al-Qaeda bajo Azzam, casó a sus tres hermanas con los yihadistas. Mientras estaba en la revista, Zarqawi se dirigió al campo de Sada del señor de la guerra afgano wahabí Abdul Rasul Sayyaf en Afganistán, para estar en compañía de Ramzi Yousef, el primer atacante de al-Qaeda que ahora se encuentra en una prisión estadounidense, y Khalid Sheikh Muhammad. .

En Hayatabad, Zarqawi fue recibido por la Organización Humanitaria Wafa de Pakistán, luego prohibida por la ONU, que proporcionó fondos para al-Qaeda y pasaportes falsos para los yihadistas. Finalmente, muchos de los terroristas importantes de al-Qaeda, incluido Ahmed Khalfan Ghailani, el hombre que había planeado el ataque a las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania en 1998, fueron arrestados en Hayatabad en 2004.

Una de las hermanas de Zarqawi ya vivía en Peshawar, casada con un erudito religioso. La madre de Zarqawi fue a Peshawar para ver a su hijo en 1999 y se quedó allí durante un mes. Pronto su esposa e hijos también se unieron a él. Ese año, la comunidad internacional se impacientó con Pakistán. De 1994 a 1999, casi 100.000 paquistaníes habían sido entrenados en los campos afganos dirigidos por al-Qaeda, y los clérigos de Pakistán habían comenzado a percibir una ventaja monetaria y militar al alinearse con Osama bin Laden.

A petición de Jordan, Zarqawi fue arrestado y enviado a la cárcel. Fue puesto en libertad después de una semana, aunque estaba catalogado como terrorista en Jordania. Con un permiso de salida en la mano, Zarqawi se fue primero a Karachi y luego a Kabul para ser uno de los entrenadores de terroristas. En Kabul, le dieron una casa antes de ser enviado a Herat como entrenador. Llamó a su familia desde Hayatabad, pero no antes de casarse con una joven de unos 13 años en Kabul después de enamorarse de ella. Se iba a casar con otra niña de 16 años en Irak.

En 2000, Zarqawi había logrado convertirse en un importante líder de nivel medio en al-Qaeda. Los documentos de Al-Qaeda encontrados en Jalalabad después de 2001 se refieren a él. Cartas posteriores enviadas por al-Qaeda a Abu Qatada, el clérigo radical en el Reino Unido, hablan bien de Zarqawi como líder a cargo de los campos en Herat. Luego, Zarqawi regresó al campo de batalla en Kandahar, donde fue herido y fue tratado en Karachi por dos médicos paquistaníes de Al Qaeda que luego huyeron a Waziristán del Norte. Después de esto, decidió luchar contra los estadounidenses en Irak y se dirigió al Kurdistán en el norte de Irak a través de las áreas tribales de Pakistán.

Irónicamente, Irán lo ayudó a atravesar su territorio a pedido de Hekmatyar, sin saber que daría a luz a la máquina de matar chiítas más eficaz en los anales de la historia sectaria. Los favores de Irán también incluyeron un refugio seguro para el hijo de Osama bin Laden, Saad, a través de la intercesión del mismo Hekmatyar.

Zarqawi estuvo en Irak en 2001, dos años antes de que los estadounidenses lo invadieran después de la declaración pública del entonces secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, sobre las conexiones terroristas de Saddam Hussein. Powell también nombró a Zarqawi, erróneamente, como terrorista palestino. Zarqawi contraatacó en abril de 2004, cuando capturó y decapitó personalmente al rehén estadounidense, Nicholas Berg.

Apoyándose en los escritos sectarios del gran erudito indio del siglo XVIII, Shah Abdul Aziz, mató a chiítas en Nasiriyah, Bagdad y Karbala, lo que culminó con el asesinato de 50 guardias nacionales iraquíes en un campo de entrenamiento en Kirkuk. Su acto más decisivo, que desató la guerra sectaria en Irak, fue la destrucción en 2006 de la tumba del Imam Askari en Samarra.

Al-Qaeda intentó deshacerse de Zarqawi, pero no pudo debido al apoyo y la financiación que estaba recibiendo de los musulmanes en el Reino Unido. Murió en un bombardeo estadounidense en Bagdad en 2006. Hoy, ISIS está una vez más en desacuerdo con al-Qaeda. Pero, una vez más, todos los augurios apuntan a una reconciliación que puede hacer que Ayman al-Zawahiri pase a un segundo plano frente a al-Baghdadi.

Como se informó en el Daily Jang (10 de junio de 2006), Jamaat-ud-Dawa (el viejo Lashkar-e-Toiba) llevó a cabo una oración fúnebre en ausencia por Zarqawi en Lahore y condenó al Ministerio de Relaciones Exteriores por decir que la muerte del El asesino de chiítas en Irak fue un logro en la guerra contra el terrorismo. La congregación que bendijo a Zarqawi siguió llorando en voz alta por el gran shaheed. En la Asamblea Nacional de Pakistán, la alianza clerical, Muttahida Majlis-e-Amal, exigió oraciones de fateha por Zarqawi, pero el orador lo negó.

El escritor es editor consultor de 'Newsweek Pakistan'.

express@expressindia.com