La agenda de tres años

Para que la iniciativa de Niti Aayog sea una mejora del plan quinquenal, se requerirán movimientos pragmáticos, como desvincular la planificación de las finanzas.

Niti Aayog, Plan de cinco años, Agenda de acción de tres años, Consejo de Niti Aayog, Consejo de desarrollo nacional, Economía india, Objetivos de desarrollo sostenible, Naciones Unidas, Ingresos fiscales brutos, PIB, crecimiento del PIB, Indian Express News, India News, Indian Express OpinionHay otros dos documentos en trámite, a saber, la estrategia política a siete años y la visión a largo plazo a 15 años.
Ilustración de C R Sasikumar

El borrador de la Agenda de Acción de Tres Años del NITI Aayog se ha distribuido recientemente a su consejo de gobierno. Esto se finalizará después de reflexionar sobre los comentarios y preocupaciones de los gobiernos estatales. ¿Hemos sonado, por fin, el último mensaje sobre la sombra persistente de una era de planes quinquenales? Después de permitir que el duodécimo plan quinquenal se elimine por sí solo, la transición ahora está completa. Los planes quinquenales recuerdan a las economías de planificación centralizada; la mayoría de esos países, como la Unión Soviética, China y Rumania, tenían horizontes de planificación similares.

Hay otros dos documentos en trámite, a saber, la estrategia política a siete años y la visión a largo plazo a 15 años. El consejo de gobierno del NITI Aayog, que actualmente está revisando la Agenda de Acción de Tres Años, está integrado por todos los ministros principales, lo que refleja el antiguo Consejo Nacional de Desarrollo. La Agenda de acción de tres años busca emprender un camino para lograr el desarrollo integral de la India y su gente a través de una acción concertada, descrita en siete partes que cubren múltiples facetas de la economía india. Sin embargo, hay cuestiones fundamentales que deben abordarse.

Primero, ¿el cambio actual está mejor diseñado para adaptarse a nuestros desafíos de desarrollo? ¿Cuáles son las ventajas de un cronograma de tres años? Además de superar el legado de la planificación centralizada, existen otras ventajas. En primer lugar, dado el ciclo democrático de la India, la rendición de cuentas en un plazo de cinco años fue opaca y difusa. Los ciclos electorales no se sincronizan con los planes quinquenales; con bastante frecuencia, esto implicaba que la responsabilidad de los resultados recaería en un gobierno sucesor. Pero una agenda de acción de tres años hace que el gobierno en funciones sea más directamente responsable de la implementación de sus planes. En segundo lugar, le da al gobierno una mejor perspectiva para hacer correcciones y adaptaciones durante su propio mandato. Finalmente, aumentar la Agenda de acción de tres años con una estrategia de política implementable de siete años y una visión de 15 años permite la adaptación a los tiempos cambiantes y las variables exógenas; nos permite mirar hacia el futuro, particularmente en la evolución de la tecnología, la demografía y la ecología, y en consecuencia alinear nuestras políticas.
La visión de 15 años también es algo coincidente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas (ONU). El nuevo formato combina así la aspiración doméstica con objetivos globales.



En segundo lugar, ¿son realistas los pronósticos de variables macroeconómicas? La agenda proyecta tres escenarios para el VAB nominal (Valor Agregado Bruto), a saber, crecimiento bajo, línea de base y crecimiento alto. Se espera que el VAB nominal aumente en un 11,6 por ciento, 12,3 por ciento y 13 por ciento en los próximos tres años en el escenario de referencia, lo que implica que la inflación estaría dentro del rango y en consonancia con la sanción parlamentaria.

Esto significa además que el crecimiento real del VAB anual estaría en el rango del 7,6% al 9%. A grandes rasgos, estos pronósticos de crecimiento están alineados con las tendencias y expectativas recientes de agencias tanto nacionales como internacionales.

Basándose en las propuestas enviadas por el Comité de Revisión de Responsabilidad Fiscal y Gestión del Presupuesto (FRBM), la agenda de acción estima una caída en la proporción de gastos de ingresos ajenos al desarrollo, tanto como proporción del gasto presupuestario total como del PIB. Enfatiza con razón la necesidad de una utilización óptima de los recursos y un seguimiento regular del progreso. Una distinción oscurantista (y poco aconsejable) entre ingresos y gastos de capital ha provocado una mala asignación de recursos. De hecho, una clasificación funcional del gasto público resultaría más significativa.

Los pronósticos de Ingresos Fiscales Brutos (GTR) en el escenario de bajo crecimiento se parecen mucho a los objetivos móviles descritos en la Declaración del Presupuesto de Política Fiscal a Mediano Plazo 2017-18. Se espera que la relación entre impuestos directos y PIB aumente en un 5,8 por ciento, un 6,0 por ciento y un 6,3 por ciento en los próximos tres años, en comparación con el 5,6 por ciento en 2016-17 (BE). Las reformas pioneras recientes para frenar el dinero negro, las enmiendas en los Acuerdos de Evasión de Impuestos Directos y la firma de Acuerdos de Precios Anticipados definitivamente aumentarían la recaudación de impuestos corporativos y de ingresos personales.

En tercer lugar, ¿qué probabilidades hay de que logremos estos objetivos? Dado el estado saludable de la economía india, los riesgos a la baja para lograr los objetivos de crecimiento emanan en gran medida de factores exógenos: monzones desfavorables, tendencias proteccionistas globales y picos en los precios del petróleo podrían afectar nuestros déficits gemelos. La búsqueda continua de un enfoque de política monetaria no convencional por parte de las economías avanzadas podría limitar la maniobrabilidad de nuestra autoridad monetaria. Más importante aún, asumir una tasa de dinamismo fiscal de 1,42 es excesivamente optimista. Esto a pesar de los esfuerzos creíbles para mejorar el cumplimiento y la realización de impuestos, una penetración más profunda de la economía digital y las ganancias a mediano plazo del GST. Los ingresos no tributarios, particularmente de la venta de espectro, requieren cambios estructurales en la política de telecomunicaciones.

Afortunadamente, un enfoque más sólido sobre desinversión y búsqueda de alianzas estratégicas es un factor positivo. La cotización pública de las unidades de suministro de energía permitirá un mejor descubrimiento de precios. Si el nivel esperado de dinamismo fiscal no se materializa, muchas otras variables macro pueden necesitar una recalibración. Por lo tanto, debemos acelerar la formulación de la estrategia de implementación de siete años y la visión de 15 años. Pronosticar variables clave como ICOR (índice de producción de capital incremental), la tendencia del ahorro interno y los indicadores relacionados con el comercio, por nombrar algunos, mejoraría la credibilidad de los supuestos macroeconómicos incorporados en la agenda de acción. En esencia, por lo tanto, este es un esfuerzo que ha comenzado bien, pero es un trabajo aún en progreso.

Finalmente, ¿cómo podemos asegurar la implementación efectiva de la agenda de acción? El plan propuesto necesita un apoyo más amplio. El compromiso parlamentario con los planes quinquenales anteriores fue casi insignificante. No recuerdo una sola ocasión en la que el Parlamento dedicó tiempo y atención al undécimo o duodécimo plan quinquenal. Parte del problema es el diseño actual de los procesos parlamentarios y el entorno en el que las comisiones permanentes del Parlamento examinan varios ministerios. Más específicamente, el Comité Permanente de Finanzas examina asuntos relacionados con tres ministerios separados, a saber, finanzas, asuntos corporativos y estadísticas y ejecución de programas, junto con la antigua Comisión de Planificación. La experiencia sugiere que, dada la importante agenda legislativa del Ministerio de Finanzas, el comité permanente se ocupa principalmente de examinar las propuestas legislativas del ministerio.

Se prestó escasa atención o se dispuso de tiempo para analizar las cuestiones más generales de los planes quinquenales. Debemos evitar que el NITI Aayog corra la misma suerte. Sería ventajoso constituir un comité parlamentario de planificación independiente, que podría comprometerse de manera significativa con las prescripciones políticas de NITI Aayog. Separar la planificación de las finanzas tiene claras ventajas, ya que las funciones de la tesorería no son simétricas ni coinciden con cuestiones de desarrollo más amplias. Dichas separaciones también estarían en consonancia con las mejores prácticas mundiales.

En segundo lugar, el Consejo de Gobierno de Niti Aayog está diseñado para fomentar el federalismo cooperativo. Anteriormente, cada gobierno estatal solía tener juntas de planificación estatales para ayudar a los planes estatales de cinco años y respaldar el contenido analítico de las encuestas económicas anuales a nivel estatal. Sería deseable crear organismos a nivel estatal, que se llamarían Institutos Subnacionales para la Transformación de la India (SuNITI), para formular y acelerar las políticas estatales específicas; esto debería permitir que las asambleas estatales discutan los planes a nivel estatal en sincronía con la Agenda de Acción de Tres Años articulada por el NITI Aayog. En la notificación que constituye el NITI Aayog, hay una disposición para formar Consejos Regionales para abordar problemas específicos que afectan a más de un estado o una región. Este es el momento adecuado para implementar este mandato habilitante.

Ningún analista serio duda ahora de nuestros fundamentos macroeconómicos y del renovado vigor político para llevar a cabo reformas difíciles. La Agenda de acción de tres años es un buen augurio para una India mejor. Como dice un viejo refrán, la visión sin acción es un sueño; La acción sin visión es una pesadilla.