Para muchos gandhianos, el gandhismo es solo una fachada o una táctica

Los que odian a Gandhi todavía están allí, aunque a Gandhi no le importaría. Si no tuviera sentido del humor, escribió en 1928, hace mucho que me habría suicidado. Gandhi solía decir que nadie puede lastimarme sin mi permiso.

Gandhi fue un fenómeno; un fenómeno que no perecería.

¿Qué tienen en común Dominique Pire, un sacerdote belga, Adolfo Pérez Esquivel, un maestro en Argentina, Martin Luther King Jr y Nelson Mandela? La respuesta inmediata sería que los cuatro recibieron el Premio Nobel de la Paz. También en común a los cuatro es el hecho de que todos eran seguidores del gandhismo, la filosofía de Mahatma Gandhi: Gandhi fue un líder asiático en el último siglo que ejerció una influencia tan poderosa y tuvo un impacto en todas las naciones y continentes. Su ahimsa y satyagraha, la no violencia y la resistencia sincera, fueron los únicos programas políticos originales ofrecidos por cualquier líder del hemisferio sur en los últimos dos siglos.

Gandhi fue un fenómeno; un fenómeno que no perecería. Ciento cincuenta años después de su nacimiento y 71 años después de su muerte, continúa despertando la imaginación de generaciones en todo el mundo. Fue un gran irritante para muchos durante su vida, pero fue y sigue siendo una inspiración para millones más. Ya sea que lo odies o lo ames, debes rendirte ante él. Winston Churchill detestaba a Gandhi: es alarmante y también nauseabundo ver al señor Gandhi, un abogado sedicioso del templo del medio, que ahora se hace pasar por un faquir de un tipo muy conocido en el este, caminando semidesnudo por las escaleras del palacio virreinal, para parlamentar en igualdad de condiciones con el representante del rey-emperador, se había erizado. Pero allí estaba Gandhi, con su atuendo semidesnudo. Cuando alguien más tarde le preguntó si no era inapropiado ir con ese atuendo, la respuesta de Gandhi fue que el rey tenía suficiente ropa para los dos.

Incluso Nathuram Godse, quien mató a Gandhi, tuvo que admitir que estoy dispuesto a admitir que Gandhiji sufrió sufrimientos por el bien de la nación. Sí provocó un despertar en la mente de la gente. Tampoco hizo nada para beneficio personal ... Me inclinaré con respecto a los servicios prestados por Gandhiji al país, y al propio Gandhiji por dicho servicio.



Los que odian a Gandhi todavía están allí, aunque a Gandhi no le importaría. Si no tuviera sentido del humor, escribió en 1928, hace mucho que me habría suicidado. Gandhi solía decir que nadie puede lastimarme sin mi permiso.

Gandhi inspiró a muchos a dedicar sus vidas al servicio silencioso. Entre los verdaderos gandhianos eran famosos Thakkar Bapa, que trabajó desinteresadamente durante muchos años entre los llamados intocables y tribales, y Vinoba Bhave, que defendió la causa de los sin tierra. Hombres y mujeres continúan trabajando duro entre las masas desfavorecidas en áreas remotas incluso hoy, lejos del resplandor de los focos, inspirados por el celo de Gandhi.

Pero en lo que respecta a los gandhianos, hay demasiados. Para algunos, es una fachada más que una fe. Para otros, es una táctica. No solo hoy, incluso cuando Gandhi estaba vivo, había varios tipos de gandhianos. Jawaharlal Nehru, una de las principales figuras del gandhismo, apenas creía en él. El eminente periodista Frank Moraes escribió que un día quería conocer a Nehru. Ven a verme durante la reunión de oración de Gandhiji. ¡Nunca estoy allí !, le dijo Nehru a Moraes. Para Nehru, el gandhismo era solo una compulsión y una táctica políticas.

El gandhismo no consiste en hacer girar el charkha o usar khadi solo. Si gandhismo significa simplemente hacer girar mecánicamente la rueca, merece ser destruido, había declarado sin rodeos Gandhi. Gandhi no se limitó a predicar, vivió de acuerdo con sus palabras. Era su vida la que había inspirado a las masas, mientras líderes e intelectuales seguían haciendo malabarismos con sus palabras y declaraciones. El gandhismo no es ningún credo o secta; Gandhi nunca quiso que fuera así. El gandhismo se vive, no se predica.

El gandhismo trata sobre la verdad, la no violencia, la transparencia, la apertura a la crítica, la valentía, el rechazo de la conciencia de la imagen y la corrección política. La vida de Gandhi fue un libro abierto. No era alguien del exterior y alguien más del interior. Y era verdaderamente un hombre de masas. Vivía entre la gente y hablaba por ellos. Insistió en que las personas deben seguir estrictamente ciertas normas y morales en la vida. Pero también, siempre, estuvo abierto a quienes no estaban de acuerdo con él. Nunca creyó en el ojo por ojo. Ojo por ojo cegaría al mundo entero, fue su famosa cita. Es algo que se repite con frecuencia pero que la clase política apenas sigue.

La vida de Gandhi fue un ejemplo de humildad y audacia. No tengo nada nuevo que enseñar al mundo. La verdad y la no violencia son tan antiguas como las colinas. Todo lo que he hecho es probar experimentos en ambos a la mayor escala posible, solía decir. Nunca creyó en su infalibilidad. La deificación de Gandhi era un estricto no-no para él. Gandhi tuvo el valor supremo de reconocer y corregir sus errores.

Invocamos a Gandhi de forma aforística. Tendemos a usar esta invocación para glorificarnos a nosotros mismos o para vilipendiar a los demás. Es una gran pregunta si alguna vez entendimos al verdadero Gandhi. Para entender a Gandhi, tenemos que entrar en su paisaje mental. Gandhi introdujo en nuestra conciencia social un conjunto de valores como la veracidad, la no violencia y un coraje de convicción que estaba ausente en la vida pública de su tiempo. Mantener estos ideales es gandhismo.

Pueden matarme, pero no pueden matar al gandhismo. Si se puede matar la verdad, se puede matar al gandhismo, es la lección de vida de Gandhi para el mundo.

Este artículo apareció por primera vez en la edición impresa el 2 de octubre de 2019, bajo el título 'Pasando por alto a Gandhi'. El escritor es secretario general nacional de BJP y director de la Fundación India.