Infeliz, como nosotros: la familia real británica

La entrevista de Harry-Meghan revela que no ha cambiado mucho en la Casa de Windsor en los 26 años transcurridos desde la reveladora entrevista a la BBC de la princesa Diana.

El príncipe Harry y Meghan, la duquesa de Sussex, en conversación con Oprah Winfrey. (Foto: Instagram / @ meghanmarkle_official)

Todas las familias felices son iguales, pero cada familia infeliz es infeliz a su manera, dijo una vez un sabio ruso. Pero el diluvio de memes desi sobre la realeza británica suplicaría estar en desacuerdo. Después de la sensacional entrevista reveladora de Harry-Meghan con Oprah Winfrey, los miembros de la Casa de Windsor han sido injertados en un Kabhi Khushi Kabhie Gham póster. Es el mismo guión: Scion se enamora de una mujer sin pedigrí, la Familia cierra filas y los elimina a ambos. El año pasado, poco después de la decisión de la pareja de abrazar la vida plebeya, un video viral de Pakistán reimaginó a la reina Isabel como una suegra punjabi, lamentando el Megxit siyappa y las maquinaciones de badnasli bahus. Este no es el subcontinente que agrega masala a las intrigas incruentas de los adorados tótems de sus antiguos colonizadores, sino una lectura precisa. El matrimonio es el mecanismo por el cual las familias acumulan y perpetúan la propiedad, así como las nociones de casta, raza, sangre azul. No se puede permitir que ese archi forastero, la nuera, entre sin un KYC.

Sin embargo, el motín de Harry y Meghan, con todo su brillo de Hollywood en alta definición, dio algunos golpes. La pareja culpó del sucio racismo, la aplastante conformidad y la crueldad sistémica que enfrentaron en el Palacio de Buckingham a la empresa, la institución y la máquina monstruosa, con cuidado de mantener a la familia libre de imperfecciones. Pero éste es más difícil de tragar que la ficción de la relevancia de la monarquía. Sobre todo porque hemos visto esta película antes.

Veintiséis años separan la entrevista de la princesa Diana a la BBC sobre su matrimonio abarrotado y las revelaciones de su hijo Harry a Winfrey. En este período, la monarquía ha seguido siendo un símbolo del privilegio de los terratenientes blancos, embalsamado por rituales arcanos y un código de silencio. Se han hecho algunas concesiones: a los miembros de la realeza ya no se les prohíbe casarse con católicos romanos, y pueden elegir un cónyuge de cualquier religión, siempre que la reina lo apruebe. La entrada de Meghan Markle, no solo una plebeya, sino también una divorciada de una familia birracial, fue vista como un reconocimiento por parte de la corona de que representaba una Gran Bretaña multicultural y multirracial. Siguiendo las revelaciones de la pareja con respecto a las preguntas sobre el color de su hijo, la progresividad fue solo superficial.



Las dos entrevistas son un recordatorio de lo difícil que es para las familias crecer, y de las nociones restrictivas de la propiedad. El palacio, en ambos relatos, es un espacio emocionalmente árido cautivo de mantener las apariencias y aterrorizado de tener que lidiar con los sentimientos. Meghan relata haber tenido pensamientos suicidas por el asesinato de un personaje racista, pero ningún miembro de la familia la defiende. Así es como es, nos dijeron repetidamente, dice Harry.

Hace dos décadas, la princesa Diana habló de no tener apoyo durante su depresión posparto. Fui la primera persona en esta familia que alguna vez tuvo una depresión o que alguna vez lloró abiertamente. . . Le dio a todo el mundo una nueva etiqueta maravillosa: Diana es inestable y Diana mentalmente desequilibrada, dijo. Mirando directamente a la cámara, admitió haber tratado de hacerse daño. Cuando nadie te escucha, o sientes que nadie te escucha, empiezan a suceder todo tipo de cosas, dijo. Ya sea desi o real, a las familias les resulta difícil escuchar y responder a los gritos de ayuda incluso de sus seres queridos, especialmente cuando están programados para defender los sistemas sociales a expensas de la felicidad individual.

La monarquía británica no es más que la adoración de la jerarquía y el imperio, ataviada con disfraces, gafas y voyerismo sensacionalista, todo lo cual sirve para oscurecer no solo su falta fundamental de propósito, sino también la aterradora torpeza de las personas que interpretan su guión. Irónicamente, cobra vida en estos momentos de crisis, cuando los forasteros de adentro le lanzan un desafío de pura cepa. En la astucia coreografiada de este conflicto, la Familia se vuelve sobre las desigualdades de raza y clase y la tiranía de la vida sin emociones. Es decir, una familia más infeliz. Gente como nosotros.

Este artículo apareció por primera vez en la edición impresa el 11 de marzo de 2021 con el título 'Sacando sangre azul'.
amrita.dutta@expressindia.com